ofertas itv en madrid
Autor: | Categoría: Consejos | 23rd Ene 2017

Todo el mundo sabe cuál fue el primer gran invento de la humanidad: la rueda. Significó un gran avance en distintos campos como la alfarería, la construcción de máquinas, pero sobre todo, en el de las comunicaciones, pues permitió crear vehículos con los que transportar bienes y mercancías y por supuesto, nos permitió viajar.

Hoy en día, en plena era de la comunicación, nuestros coches siguen dependiendo de la rueda, más concretamente del último eslabón en su cadena evolutiva: el neumático. Es por eso que es indispensable que cuidemos nuestros neumáticos y nos aseguramos de que no están deteriorados, porque en ese caso la distancia de frenado disminuye e incluso podría causar un patinazo si la carretera está mojada. Además, si tenemos previsto pasar la ITV pronto es muy recomendable asegurarnos de si debemos o no cambiar los neumáticos antes de la revisión.

Si quieres saber cuáles son los signos que indican que hay que cambiar los neumáticos, presta atención, ya que los vamos a describir a continuación:

  • Se alcanza el límite de desgaste:
    Si la profundidad del dibujo del neumático es inferior a 1,6 mm, quiere decir que se ha alcanzado el límite legal de desgaste que establece la DGT. Esto es fácil de detectar ya que aparece sale a relucir una pequeña marca en las ranuras del neumático conocido como testigo de desgaste.En un neumático de buena calidad el testigo de desgaste suele aparecer a los 40.000 km, pero la distancia se acorta considerablemente si se trata de uno de peor calidad, por lo que hay que estar atento. El tipo de recorrido o la manera de conducir también influyen además del lugar que ocupan, ya que los neumáticos delanteros se desgastan antes que los traseros.
  • Deterioro:
    Si se ha creado una grieta o cualquier tipo de deformación, cambia el neumático inmediatamente, ya que esto puede suponer una pérdida de presión e incluso un pinchazo en carretera.
  • Desgaste anormal:
    Si el neumático presenta desgaste en uno de los lados o en zonas concretas, es porque se debe a un problema en la configuración del coche o en la conducción, por lo que no sólo es necesario cambiar el neumático, si no también revisar el coche y/o nuestra manera de conducir.
  • Falta de simetría:
    En caso de que la profundidad de las ranuras de uno de los neumáticos de un mismo eje sea mayor de 5mm respecto a la de su pareja, es necesario cambiar ambos neumáticos.
  • Incompatibilidad:
    Es importante prestar atención a las instrucciones del constructor de nuestro vehículo a la hora de elegir un neumático, en cuestión de medidas. Además, cada vehículo presenta un índice de carga y de velocidad máximo, por lo que es necesario cambiar el neumático en caso de que no se hayan seguido estas indicaciones.


Comparte el artículo en tus redes sociales: