ofertas itv en madrid
Autor: | Categoría: Consejos | 5th Sep 2016

A la hora de conducir cada persona tiene su estilo, sus manías y algunos hábitos que pueden ser o no correctos. Aunque en ocasiones nos cueste, debemos intentar corregir estas costumbres negativas. Más allá del peligro que suponen para la seguridad vial, nos pueden salir muy caras por el mantenimiento que exigen a nuestro vehículo. Hoy te resumimos cuáles son los malos hábitos en la conducción que más se repiten en nuestra sociedad.

Los malos hábitos en la conducción perjudican a tu vehículo

La primera costumbre es un defecto muy habitual en muchos conductores: estamos hablando de apoyarse en la palanca de cambio. Este gesto para conseguir comodidad puede ir aflojando la palanca y acabar desgastándola, provocando así fallos en este sistema.

Otro fallo que solemos cometer de manera muy constante es utilizar en exceso el embrague. Debido a las condiciones de los vehículos modernos, son muchos los conductores que abusan del embrague para tener un mayor control. Sin embargo, el embrague debe ser utilizado exclusivamente para arrancar y cambiar de marcha. Los conductores noveles suelen tener este fallo que desgasta mucho el mecanismo.

Pequeños detalles que no sabías que destrozaban tu coche

¿Quién no ha tenido la necesidad de aparcar en la acera por prisa y falta de espacio? Pues bien, además de la posible multa que puedan ponerte, debemos decirte que puedes dañar seriamente tu vehículo. La dirección, la suspensión, las llantas y los neumáticos pueden verse afectados en esta maniobra.

Otra cuestión que afecta directamente a la conducción es el mal control de las revoluciones. Nunca debemos conducir a un nivel muy bajo de revoluciones, pues dañamos seriamente al motor. Igualmente, frenar más de lo necesario también puede ser contraproducente, por lo que es preferible siempre que se pueda reducir poco a poco a la velocidad.

Finalmente, y aunque pueda parecer una tontería, es conveniente llevar el coche siempre limpio. La suciedad se come el color y el brillo de la pintura. Además, cuánto más tiempo tengamos el coche sucio más difícil será eliminarla.


Comparte el artículo en tus redes sociales: