ofertas itv en madrid
Autor: | Categoría: Consejos | 12th Dic 2016

Se acerca el invierno y uno de los obstáculos con los que nos encontramos en las carreteras es la nieve. Ya sea porque circulemos en una zona de nieve constante o en un momento puntual en el que una nevada sorpresa nos puede coger desprevenidos, es importante saber utilizar las cadenas correctamente para evitar cualquier daño que pueda sufrir nuestro coche e incluso ahorrarnos un accidente.

Entre los modelos más comunes hay tres tipos de cadenas: metálicas, de tela y mixtas. Sus principales diferencias, además del material, es el precio y su forma de instalación. Ese es el motivo por el que debes encontrar aquellas que mejor se adapten a tus necesidades.

Cadenas metálicas

Las cadenas metálicas son las que se llevan usando toda la vida. Consisten en una red de eslabones de metal conectados entre sí y su ventaja principal es su bajo precio, ya que se pueden encontrar modelos desde 25 euros. La mayor dificultad se presenta a la hora de montarlas, siendo su instalación la más aparatosa de los tres tipos mencionados.

Una vez estirada la cadena para asegurarnos de que no se han hecho nudos, hay que deslizarla por detrás de la rueda y engancharla a su mecanismo y continuar estirándola sobre el neumático siguiendo la banda de rodadura. A continuación, desplazar unos centímetros el vehículo y terminar de cubrir el neumático, cerrando los enganches y tensores hasta que encajen todos.

Otro inconveniente de las cadenas tradicionales es que manchan manos y brazos durante su instalación, y los engranajes metálicos pueden dañar las llantas.

Cadenas de tela

Las cadenas de tela, técnicamente hablando, no son cadenas, sino unas fundas de tela de nailon. La ventaja principal de estas “cadenas” textiles es su facilidad de instalación frente a las clásicas de metal. Su precio ronda los 70 euros.

Para instalarlas basta con cubrir el neumático con la tela como si fuera un “abrigo” empezando por la parte superior y continuando por el resto de este. A continuación, hay que soltar el freno de mano y permitir que la rueda gire y pise la tela para terminar de cubrirla por la parte que falta.

Es importante quitar este tipo de cadenas antes de tramos en los que no haya nieve, pues su resistencia es relativa y se destrozarán al cabo de unos 500 metros.

Cadenas mixtas

Las cadenas mixtas son una mezcla entre los dos tipos anteriores y combinan la eficacia de las cadenas de metal sobre la nieve con la facilidad de instalación de las cadenas de tela, pero eso sí, su precio es el mismo que el de los otros dos modelos juntos.

Su instalación es como la de las cadenas metálicas, pero el aro de tela que se coloca a ambos lados del neumático y la ausencia de tensores lo hacen todo más fácil.


Comparte el artículo en tus redes sociales: